Cómo puedes evitar un desahucio a causa de impago de alquiler si eres propietario

El sector inmobiliario es uno de los que tiene mayor consumo y es de los más buscados por nuevos inquilinos, quienes prefieren la opción de alquilar antes de adquirir una vivienda, aunque conlleve muchas responsabilidades. Es importante tener en cuenta que si vas a alquilar una propiedad, cuentes con toda la información necesaria para que la experiencia sea positiva tanto para el inquilino como para el propietario. Si eres propietario de una vivienda, de un local comercial o de otro inmueble destinado a las compras y que se encuentra en alquiler, esto siempre conlleva al temor de que este inquilino no cumpla con los pagos, por lo que podrías enfrentarte a un procedimiento de desahucio.

Muchas personas adquieren un inmueble como potencial inversión para alquiler, aunque siempre esté presente el miedo de que posiblemente los inquilinos no paguen el alquiler en el tiempo establecido, creando problemas para el propietario, quien deberá hacer frente a todos los gastos de dicho inmueble, causando molestias para todos los involucrados.

Se pueden tomar muchas precauciones ante este tipo de situaciones con respecto a tu inquilino y su alquiler para evitar todas las situaciones incómodas que pueda acarrear un desahucio por impago del mismo. El procedimiento de desahucio no solo es largo, sino que los gastos de abogado y procurador corren por tu cuenta, así que hay que considerar estos aspectos antes de llevar a cabo uno.

Antes de seguir con todo el proceso con tu inquilino y firmar el contrato de arrendamiento, asegurate de que tenga una solvencia adecuada. Si cuenta con trabajo fijo, puedes solicitar su contrato de trabajo para saber si es sustentable en el tiempo que dure el contrato, si dicho trabajo es indefinido o por un período de tiempo, así como podrás constatar la antigüedad en la empresa, su solidez y las nóminas que te permiten cotejar los ingresos, garantizando que puede cubrir el gasto mensualmente. Si es un trabajador autónomo o por cuenta propia, es necesario pedir las declaraciones de impuesto para tener conocimiento de las finanzas y asegurar la responsabilidad.

Este tema requiere de un asesoramiento experto que te ayude a garantizar la solvencia del futuro inquilino. Si el inquilino es un conocido o familiar, debes tener en consideración que por cualquier imprevisto estos dejen de pagar el alquiler, por lo que puedes solicitar garantías de pago, las cuales junto con la fianza legal, solicitan un mes para el alquiler de vivienda y dos cuando son otro tipo de inmuebles, asegurando por lo menos un mes de renta ante cualquier situación. También se pueden pedir otras garantías complementarias como lo son:

Un aval bancario, donde se garantiza el pago de dicho alquiler, si se presentara el caso de que tu inquilino no pague. También está el depósito en garantía, donde el inquilino entrega al propietario una cantidad de dinero en garantía del cumplimiento del contrato del alquiler. La fianza involucra a una tercera persona que garantiza el cumplimiento del contrato como fiador.  A la hora de aplicar está opción es necesario analizar al fiador y solicitar contrato de trabajo y nóminas de pago para obtener todas las garantías posibles sobre tu inmueble.

Sin categoría

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *