La alimentación equilibrada empieza con una buena compra

Es algo típico de estos tiempos que entramos a comprar comida, con la misión de comprar lo más sano y justo lo indispensable, pero por alguna razón terminamos con un carrito en la caja lleno hasta el máximo, teniendo una cuenta muy alta y acabando con la billetera vacía. Cuando llegamos a casa la cosa puede ser peor, ya que se hace muy complicado mantener una alimentación equilibrada, teniendo al alcance todos que alimentos poco saludables se compraron sin pensar y que no benefician a la salud. Es por ello que debemos tener una estrategia a la hora de salir de compras para que los alimentos elegidos sean los mejores para ti.

Los buenos hábitos alimenticios comienzan desde antes de que los alimentos lleguen a tu boca. Es por eso, que muchas personas han desarrollado nuevas estrategias y prácticas para que la compra que realizan se mantenga llena de alimentos sanos y sea una compra inteligente. Son más las personas que prefieren alimentos directamente de la naturaleza, que garanticen su pureza y beneficien de mejor forma al organismo, aunque son pocas las personas que tienen una granja o huerto cerca para obtener los mismos.

Los supermercados han crecido exponencialmente desde su primera aparición en 1916, y desde que apareció el primero se ha convertido casi en una actividad común el ir a comprar y obtener los alimentos en estos establecimientos especialmente diseñados para ello. Además, los supermercados resultan fáciles, cómodos y accesibles para muchas personas, convirtiendo el proceso en acciones que se repiten casi automáticamente, como lo es llegar al supermercado, tomar un carrito y seleccionar los alimentos deseados. Todo esto aumenta el hábito de consumo a nivel mundial, siendo de las actividades principales para impulsar la producción de las empresas involucradas.

Los hábitos de compras se relacionan directamente con nuestra salud y alimentación, pero aún no hemos aprendido a comprar de forma inteligente. Una forma de eliminar los malos hábitos en la alimentación podría ser cambiar nuestros hábitos de compra, ya que al comprar alimentos poco saludables se hace muy difícil el no caer en la tentación, cosa que resulta muy complejo ya que los supermercados están perfectamente diseñados para que los consumidores compren más de lo que tenían planeado antes de entrar.

Con la creciente demanda de alimentos, una temática que se aborda desde muchas disciplinas, es reconocer todas las conductas del consumidor y como estas marcan el éxito o el fracaso de las estrategias que aplican en esta industria. Son más las personas que se van incorporando como demandantes efectivos en un supermercado, el cual está sujeto a fuertes transformaciones. Los factores de evolución han sido diversos y han propiciado un incremento en la demanda global que han causado variaciones en los patrones de consumo.

Los cambios que se han registrado en el comportamiento de los consumidores a la hora de elegir qué productos forman parte de su alimentación, se ven influenciados por una amplia y diversa coyuntura. En algunos casos se modifica la composición general de las compras y de los alimentos necesarios, siendo estos factores que determinan un cambio en el estilo de vida de los consumidores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *