MEDIDAS PARA TENER UN CONSUMO RESPONSABLE

Está claro que las empresas lo que pretenden es que el consumidor consuma lo máximo posible para aumentar sus ganancias, hemos llegado a un punto en el que el consumo se ha convertido en hiperconsumo innecesario por parte de algunos sectores de la población situados en determinados países sobre todo en los países industrializados.

Un hábito muy habitual es salir de compras, pero realmente todo lo que compramos es necesario o son puros caprichos, a lo mejor te sientes identificado si te digo que algunas personas se comprar ropa que tienen colgada en el armario con la etiqueta todavía puesta y han pasado meses incluso puede que años y no la han llegado a usar, bien pues este tipo de problema se debería tratar y que el consumidor estuviera más concienciado con el tipo de compras que realiza.

Existen una serie de medidas que educan al consumidor para que éste haga de su consumo un consumo responsable. La primera es concienciar al consumidor del tipo de producto que está comprando, sería bueno que conociese su origen, la empresa que lo elabora y que consecuencias e impactos medioambientales y sociales provoca. Por lo que cuando vayas a comprar recuerda a que empresa quieres favorecer, aquella que realice un comercio justo y no abusivo.

La segunda medida es ver como la publicidad nos afecta en el sentido de que nos crea necesidades consumistas que son puramente caprichos, hay que intentar controlar estos impulsos que son provocados conscientemente por la publicidad máxima de las empresas, y conocer realmente cuales son nuestras necesidades reales y no las creadas ficticiamente.

Por ultimo busca alternativas que puedan suplir la explotación masiva de los recursos humanos tales como comprar productos de segunda mano , realizar trueques o intercambios, o apostar por la reparación en vez de por la nueva compra.

COMO CONOCER AL CONSUMIDOR

Los consumidores de hoy en día hemos pasado por una época de transición en la que ha cambiado y evolucionado muchas cosas, el mercado tiene que estar a la orden del día ya que éste debe atender a las necesidades de los consumidores y satisfacerlas.

A lo largo de los años a la vez que vemos las épocas de moda pasar y cambiar hemos visto también como el consumidor ha ido necesitando otro tipo de cosas, productos, servicios que antes no los necesitaban y esto también se debe a la forma de vida de las personas que ha cambiado totalmente si echamos la vista atrás unas décadas.

Pues bien como vemos ahora el consumidor tiene una vida mucho más saludable que antes, se preocupa más por lo que come, por su físico y por tener una vida sana, por ello hay muchos productos que han evolucionado en el mercado, como es todo lo relacionado con alimentos bajos en grasa y colesterol,  un ejemplo mismo lo tenemos con la coca cola y sus diferentes variantes, ya que existe coca cola light, zero, sin cafeína… cada vez hay más personas que beben una bebida refrescante baja en calorías , cosa que antes solo existía una variedad del producto y ya está.

Otro aspecto de interés para conocer al consumidor a través de su estilo de vida es el hecho de que actualmente la mujer ya lleva mucho tiempo tomando el mando en la economía familiar, el hecho de que trabajen y traigan dinero a casa hace que la mayoría de ellas manejen la economía y esto hace que mucho de los productos están pensados y van dedicados al sector femenino, además que por estadísticas se sabe que una mujer es mucho más consumista que un hombre, y esto es un hecho que les interesa saber a las empresas ya que existirá más probabilidad de éxito si sus productos los enfocan hacia el sector femenino que al masculino.

 

EL PERFIL DE UN CONSUMIDOR DEL SIGLO XXI

Una tarea  para todas las empresas que está y estará presente en todas las épocas es la de conocer el perfil de los consumidores, está claro que cada producto va dirigido a un determinado sector de la población ya que no a todos nos gusta lo mismo o tenemos las mismas necesidades, también las situaciones cambian, la moda sigue su curso y cada año el perfil de un consumidor puede variar, por eso es muy importante que las empresas dispongan de información suficiente acerca de como es ahora el perfil de un consumidor del siglo XX1.

El siglo XXI se caracteriza por su rapidez de cambio, es por esto por lo que el perfil de un consumidor puede variar rápidamente de un momento  a otro, las empresas tendrán que estar alertas y conocer en todo momento los gustos, preferencias y necesidades del mercado.

Vamos a poner una serie de ejemplos para comparar el nuevo consumidor de este siglo con el consumidor de antaño, el perfil de el consumidor de hoy día se ha vuelto más ecológico, le preocupa más el medio ambiente, la capa de ozono y el futuro del mundo en general, la producción de productos orgánicos, reciclables y biodegradables ha aumentado considerablemente en los últimos años.

Este nuevo consumidor está más concienciado socialmente ya que ahora interesa cada vez más conocer el origen de los productos, de donde vienen, cual ha sido su cadena de producción, por que manos ha pasado el producto… se ha demostrado que el consumidor está más agusto comprando productos de empresas que están socialmente bien vistas y que ofrecen buenas condiciones a sus trabajadores y no abusan de ellos ni los explotan económicamente.

comprar a través de Internet

Gracias a las nuevas tecnologías, los avances y el nuevo mundo del Internet comprar se ha hecho más fácil , ya no solo existe la posibilidad de ir a  comprar a una tienda física sino que también se puede hacer desde casa a través de Internet, esta nueva forma de compra ha costado mucho que sea aceptada por la sociedad, de hecho aún hay mucha gente que desconfía de las compras por Internet, y es que hay mucha falta de información, si es verdad que es muy fácil caer en la estafa o  en el engaño si se realiza una compra mediante una tablet, ordenador o incluso el propio móvil pero para eso hay que informarse previamente que tipo de páginas son las seguras para poder realizar una compra con éxito y sin fraude.

Esta falta de información no sólo se observa en este aspecto sino también muchos usuarios no saben que por Internet también existen los mismos derechos del consumidor, ya que el derecho al consumo está avalado tanto si se realiza una compra en una tienda física como virtual.

Para poder hacer uso de estos derechos cuando se compra por Internet es necesario que el consumidor disponga de algún tipo de documento en el que conste que él ha realizado la compra correctamente,muchas veces estos documentos pueden consistir en resguardos de depósito, facturas, instrucciones de uso, presupuestos, tiques de compra…etc. Es importante que en este documento quede reflejado el precio total de compra (IVA incluido)

Como es natural todos los productos que se compran por Internet tienen la misma garantía que uno que se compre físicamente en tiendas, la garantía por defecto es de al menos 2 años para todo tipo de productos. El vendedor tendrá que responder ante el consumidor por esta garantía.

Qué sucede si el precio de un producto está equivocado?

Seguro que alguna vez en tu vida te has hecho esta pregunta, ¿Qué sucede si el precio de un producto está equivocado? Es decir el producto no cuesta realmente lo que marca su precio, pues bien tenemos una respuesta a esta pregunta.

La mayoría de las personan creen que en el caso en el que un producto marque por equivocación menos precio del que realmente vale el consumidor podrá comprar ese producto por el precio al que marca aunque sea menor a su precio real, pero en la realidad esto no es siempre así.

En teoría existe contrato de compraventa desde que el cliente acepta la oferta existente que el vendedor le ofrece, y por lo tanto el vendedor tendrá que realizar la venta en las condiciones estipuladas en dicha oferta, sin embargo el usuario nunca podrá abusar de esta circunstancia, es decir que si el precio erróneo de un producto marca 100 euros cuando en realidad lo que quiso marcar fue 1000 euros (precio de mercado de dicho producto) el usuario no podrá llevarse ese producto por 100 euros ya que sería un abuso , y el perjuicio para el vendedor sería excesivo. En caso contrario si un producto marca 12 euros cuando en realidad quiso marcar 21 el consumidor está en todo su derecho a comprar ese producto por el precio que marca en este caso por los 12 euros.

Como vemos no existe una baremo oficial en el cual se pueda considerar legalmente una oferta como errónea, todo se basa en establecer baremos razonables que lleven a una proporción considerable en la que no exista una diferencia abismal entre la oferta errónea y el precio de mercado del producto en cuestión.

Devolvemos los productos

En muchas ocasiones hemos podido comprobar como los distintos establecimientos establecen su propia política comercial en cuanto a la devolución de sus productos vendidos. Algunos comercios permiten la devolución del producto consistiendo esto en que el vendedor devuelve al cliente el dinero que éste ha pagado a cambio de que el cliente devuelva el producto, pero esta condición tiene un plazo determinado, algunos comercios establecen como derecho a la devolución un plazo de 15 días , otros de 1 mes o incluso de 2 meses  dependiendo de la empresa, en otros supuestos los comercios permiten la devolución del producto a cambio de coger otro producto del mismo o inferior importe, o incluso también puede existir la opción de devolver el producto con derecho a percibir otro dentro de un plazo determinado que es la situación en la que la tienda te hace lo que se llama comúnmente un “vale´´.

asdfaaaComo vemos existen diferentes situaciones previamente fijadas por cada comercio según sus políticas de empresa, sin embargo muchas personas creen que es un derecho del consumidor el que todas las empresas devuelvan el dinero de un producto comprado, cuando en realidad no es así.

Sin embargo en la normativa de los derechos del consumidor se establece que si el producto no está defectuoso el consumidor tendrá exclusivamente el derecho a devolverlo siempre que venga publicado por dicho comercio, en cambio si el producto está defectuoso el consumidor tendrá en todo caso derecho a escoger entre reparación o sustitución del producto por otro, eso sí tiene un plazo determinado, sólo podrá devolverlo dentro del plazo de los 7 días posteriores a su compra. En el caso de que estas dos opciones no pudieran ser posibles, el consumidor tendrá derecho a la devolución del importe satisfecho en la compra.

Qué hacer cuando se cancela tu vuelo

¿Qué ocurre si se cancela un vuelo, se le devuelve todo o parte del dinero del billete ya comprado por el consumidor o éste perdería su dinero?

Una de las cosas que más suceden en los aeropuertos es ver los cartelitos de RETRASADO O DELAYED, esto indica que el vuelo llegará con retraso o incluso que se ha cancelado, ante esta circunstancia veamos qué tipo de derechos tiene el consumidor. Para empezar el consumidor tendrá derecho a ser informado del estado de su vuelo, y en lo que respecta a otros derechos del consumidor variarán según las horas de retraso del vuelo, el consumidor tendrá derecho a que se le ofrezca comida y alojamiento en un hotel y transporte hasta el alojamiento en el caso de que éste  tenga que pasar  una noche a la espera.

Para reparar estos daños y perjuicios el consumidor tendrá derecho a percibir una compensación económica que variará según la distancia de kilómetros que vaya a realizar el usuario desde su punto de embarque hasta su destino. Esta cantidad suele oscilar entre los 250 euros y los 600 euros. Esta compensación se verá reducida a la mitad en el caso de que la compañía aérea le ofrezca al pasajero otra alternativa de vuelo.

También hay que contar con que estas cantidades pueden ser a veces insuficiente para cubrir todos los gastos ocasionados por lo que en ese caso el consumidor podrá reclamar una cantidad superior siempre que pueda justificar los gastos incurridos.

En ningún caso el consumidor tendrá derecho a percibir una compensación económica cuando el vuelo se haya retrasado o cancelado por culpa de las condiciones meteorológicas o por cualquier otra causa de fuerza mayor, tampoco cuando se le comunique al usuario con 2 semanas de antelación o cuando le ofrezcan un vuelo similar con mismo horario y condiciones que el contratado.

AC/DC y el lio de su concierto

El terreno en el que los derechos de los consumidores entran en juego es amplio, así como las situaciones en las que la ley está de parte del consumidor son muchas. Estar bien informados de lo que nos pertenece como ciudadanos que llevan a cabo un determinado consumo es vital para evitar ser engañados, timados o perjudicados.

Una de las noticias que en estos días están de actualidad y debemos analizar, aunque parezca a priori establecer la relación entre ésta y el consumidor, es la sustitución del vocalista de AC/DC. Y es que los graves problemas de audición del cantante de la banda de rock duro australiana, Brian Johnson, han propiciado un cambio en la formación, que contará en la próxima gira con la voz de Axl Rose, líder de la también mítica banda de heavy-rock Guns n roses.

Lo que el consumidor español debe saber y conocer en profundidad es que si ya había adquirido su entrada para el concierto antes del cambio de vocalista, puede perfectamente reclamar su dinero. Así, seguro que muchos españoles ya se habían hecho con los tickets pertinentes para ver a AC/DC el próximo 10 de mayo en el Estadio de la Cartuja de Sevilla, pero no hay que olvidar que el espectáculo por el que pagaron ya no es el mismo por el que desembolsaron su dinero.

Por tanto, aquellos que sientan que este concierto de AC/DC no será el mismo que tenían previsto pueden, como consumidores que ejercen su pleno derecho, deberían tener derecho a volver a recibir el importe del billete, que oscila entre los 75 y 80 euros. Esta es la postura lógica que, al menos, defiende Facua; la promotora del concierto por su parte, Live Nation, aún no ha comunicado de forma diáfana si finalmente permitirá a los fans decepcionados y, en parte, engañados, recuperar el dinero invertido.